Neumáticos

¿Cómo mantener los neumáticos en buenas condiciones?

Mantener los neumáticos bien cuidados ayuda a asegurar que se desgasten de manera uniforme, sin crear puntos débiles. Además, puede disminuir el riesgo de patinar y los problemas de maniobrabilidad, lo cual podría ser peligroso.

Mantenga los neumáticos inflados adecuadamente

Controlar la presión de los neumáticos periódicamente para verificar que estén infladas adecuadamente ayuda a que el desgaste se distribuya de manera uniforme por cada neumático. El nivel de inflado recomendado se detalla en la Calcomanía de certificación o Calcomanía de neumáticos, generalmente ubicada en la puerta del conductor, en la moldura de esta puerta o en la guantera del automóvil. Los neumáticos pueden perder hasta la mitad de su presión sin parecer desinflados. Por lo tanto, es conveniente llevar un medidor de presión en la guantera todo el tiempo y adquirir el hábito de controlar el inflado de los neumáticos.

Cómo encontrar el nivel de inflado de neumáticos adecuado

La presión de inflado de neumáticos para un vehículo en funcionamiento que Ford Motor Company certifica y recomienda para un uso normal se encuentra en una Calcomanía de certificación o Calcomanía de neumáticos, generalmente ubicada en la puerta del conductor, en la moldura de esta puerta o en la guantera del automóvil. La información acerca de la presión NO aparece en la Guía del propietario.

Cómo controlar y ajustar la presión de los neumáticos

Para obtener una lectura precisa, los neumáticos deben evaluarse “en frío”, es decir, cuando el vehículo ha estado estacionado durante al menos una hora o ha recorrido menos de una milla.

  • Retire la tapa de la válvula del neumático y coloque el medidor de presión firmemente. Asegúrese de que no oye ninguna fuga de aire. En un medidor digital, la lectura debe aparecer en la pantalla. La mayoría de los demás medidores tienen una vara que sale hacia fuera, la presión más alta en la vara es la presión actual del neumático.
  • Retire el medidor y vuelva a efectuar la medición dos veces más para una mayor exactitud.
  • Si la presión es baja, infle el neumático con una bomba de aire (que podrá encontrar en la mayoría de las gasolineras) colocando el extremo de la manguera sobre la válvula del neumático.
  • Vuelva a verificar la presión con el medidor. Si el neumático está demasiado inflado, puede sacar aire presionando la válvula dentro del vástago de la válvula del neumático.
  • Una vez que haya confirmado que el neumático está inflado al nivel adecuado, vuelva a colocar la tapa.
  • Repita los pasos 2 a 6 para cada uno de los neumáticos, incluido el de repuesto.

Rote los neumáticos cada vez que cambie el aceite.

Rotar los neumáticos periódicamente ayuda a que el desgaste se distribuya de manera uniforme. Por lo general, recomendamos rotarlos cada 5.000 millas u 8.000 kilómetros y, dado que para hacer esto hay que elevar el vehículo, su concesionario local de Ford es un buen lugar para hacerlo.

Balancee los neumáticos y alinee las ruedas adecuadamente.

Estas operaciones ayudan a mantener sus neumáticos en total contacto con el pavimento. Es posible que su vehículo necesite alineación si nota que se desvía para un lado cuando conduce en línea recta. Como para el balanceo y la alineación hay que usar equipos de precisión sobre las ruedas y el sistema de suspensión, también se trata de una tarea adecuada para los técnicos de su concesionario local de Ford. Consulte su Guía del propietario para ver con qué frecuencia debe realizarse esto.

Aprenda a reconocer los síntomas del desgaste de los neumáticos

Si sus neumáticos tienen más de seis años o si nota alguno de los siguientes indicios, puede ser hora de cambiarlos por otros nuevos:

  • El dibujo se ha desgastado hasta un tamaño menor a 3/32” (2.4 mm)
  • Barras de desgaste (franjas estrechas de goma lisa a lo largo de la banda de rodamiento de la cubierta)
  • Protuberancias en el neumático
  • Rajaduras en los surcos del dibujo
  • Pinchaduras, cortes, enganches o separación del dibujo o el lateral del neumático
  • Pérdida repentina de presión en los neumáticos
  • Problemas de maniobrabilidad o tracción sobre superficies resbalosas
  • Vibración repentina mientras conduce
  • Cómo controlar la presión de los neumáticos